Seguro Administradores y Directivos

 

A un directivo, consejero o administrador de una sociedad le pueden reclamar y exigir  indemnizaciones por responsabilidad civil en el ejercicio propio del cargo. De tal forma que se le puede hacer responsable simplemente por no actuar con la diligencia exigible a un ordenado empresario y haber causado un perjuicio financiero a terceros, accionistas, competidores, proveedores y un amplio abanico de perjudicados.

Incluso no es necesario que se demuestre dolo o negligencia, ya que esta responsabilidad en muchos casos llega a considerar como objetiva, de tal forma que si he ha producido ese daño es por no haber actuado diligentemente.

No sólo de empresarios hablamos, ni de directivos o consejeros de las mismas, sino patronos de Fundaciones, Juntas de Gobiernos de Asociaciones y Colegios Profesionales, ONGs y gestores de corporaciones públicas.

El principal problema para un afectado, es que para hace frente a estas reclamaciones, responderá con su patrimonio personal universal (presente y futuro), así como el de sus conyugues, herederos y legatarios.

Es por esto la necesidad de un seguro que cubra dichas indemnizaciones, así como los gastos de defensa jurídica, las fianzas civiles y penales, los gastos de gestión de crisis y publicidad, imagen, prácticas de empleo indebidas, multas y sanciones, así como responsabilidad como fundador de empresas.